Lunes, Noviembre 12, 2018
Home > Artículos > Bloqueador solar en los niños

Bloqueador solar en los niños

Compartir en:

Un día de diversión para tu hijo bajo el calor del sol puede volverse peligroso al recibir los rayos UV. Durante la infancia, la piel de los niños se encuentra más sensible y expuesta al realizar distintas actividades al aire libre. Es importante proteger la piel de los pequeños durante el verano para evitar no sólo quemaduras, sino problemas de salud más graves en el futuro. Por este motivo, te brindamos unos tips sencillos para que la hora de juego de tu hijo sea totalmente seguro con el uso del bloqueador solar .

• Elección del bloqueador solar

Es preferible optar por comprar un bloqueador de máxima protección que sea resistente al agua para niños menores de 3 años. Además, si tu hijo juega mucho al aire libre se recomienda utilizar un producto que contenga FPS +50 con el objetivo de protegerlos de los rayos UVA y UVB.

• Duración

Todo protector solar es efectivo después de la media hora de ser aplicado. Para ganar tiempo lo mejor es aplicarlo antes de ir a la playa o algún sitio al exterior. Otro punto a tomar en cuenta es su duración de dos horas, luego se recomienda volver a usarlo.

• Colocación

Al momento de su aplicación se debe cubrir las zonas del rostro y todo el cuerpo como el cuello, brazos y piernas . No se olvide de colocarlo también en las orejas y los pies.

• Horas centrales

Ten en cuenta que ningún bloqueador solar puede actuar al 100% cuando se encuentra a exposición directa en las horas centrales. El sol se encuentra más fuerte entre las 10 de la mañana y las 4 de la tarde.

• Otras medidas de protección

El uso de gorros cubre la zona del cuello y las orejas, los lentes de sol cuidan la vista y tomar agua en abundancia ayuda a hidratar la piel. Además, se sugiere buscar lugares con sombra.

• Mantenerse alerta

Si observas en tu pequeño piel roja, mareos, vómitos, dolor de cabeza o debilidad es posible que sea víctima de la insolación. En esta situación se aconseja llevarlo a un lugar fresco para quitar la ropa de exceso y darle un baño con agua tibia. Después podrás trasladarlo a un centro médico para evitar consecuencias.

Ser cuidadoso no implica tenerle miedo al sol, dado que nos brinda la vitamina D y genera endorfinas que producen un efecto de bienestar. El verano debe ser divertido y sano para crear recuerdos felices en los hijos.

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *