Martes, Diciembre 11, 2018
Home > Artículos > Mitos y cuidados de la zona bucal en madres gestantes

Mitos y cuidados de la zona bucal en madres gestantes

Compartir en:

No es extraño que la madre gestante sienta diversos cambios en su cuerpo durante el embarazo. La zona bucal es una de estas áreas de la fisiología de la mujer que sufren alteraciones importantes. Mamá por tres recopila para ti una serie de mitos y cuidados de los dientes que debes tomar en cuenta si estás en la dulce espera.

¿Los fetos absorben el calcio de los dientes de la madre? Falso, el feto recibe el calcio de la dieta que la madre provee. Para ello se recomienda que la rutina alimentaria de la madre sea rica en lácteos. En caso la alimentación sea deficiente, el feto recoge el calcio de los huesos de la madre mas nunca de los dientes.

Si los vómitos y nauseas se presentan de manera frecuenta durante el embarazo y te dejan un sabor ácido en la boca o, incluso, si percibes que la saliva misma es ácida, debes saber que es un proceso usual que llevan las madres gestantes por los cambios fisiológicos del embarazo. Procura siempre usar pastas ricas en flúor para controlar la acidez.

¿Es normal que se inflamen y sangren las encías durante la gestación? Verdadero, 7 de cada 10 personas embarazadas sufren de gingivitis durante el embarazo. Esto ocurre porque se producen grandes cambios vasculares y hormonales que causan el sangrado de las encías. Con una limpieza dental suele resolverse este problema.

Si eres una madre gestante con caries debes saber que sí existen altas probabilidades de que tus hijos también las tengan. En un 70% de casos se ha encontrado relación en estudios de genética bacteriana donde la madre se convierte en el mayor “donante” en la transmisión de caries. No dejes de visitar al dentista durante la etapa de gestación.

Bonus

¿Compartes cuchara con tu hijo recién nacido? Cuidado, cuando ya nació el hijo es usual que la madre, muchas veces de manera involuntaria, comparta la cuchara con el bebé para medir si el alimento está frio, caliente o tiene buen sabor. Es importante evitar hacer esto porque se pueden traspasar las bacterias bucales al bebé.

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *