Martes, Marzo 26, 2019
Home > Uncategorized > Consejos para tratar nuestra cicatriz de cesárea

Consejos para tratar nuestra cicatriz de cesárea

Compartir en:

Recuperarse de un parto por cesárea requiere reposo y atenciones, aquí te contamos los consejos fáciles a seguir para la recuperación de tu piel después de esta intervención.

Cada piel es distinta y no hay cicatrices iguales. Habrá mujeres que les queden una cicatriz casi invisible y otras a las que les queda una marca más notoria. Según la ginecóloga Yda Gamarra, consultora de Bio-Oil, expertos en el cuidado de la piel, un buen cuidado de la cicatriz constante y regular reducirá el riesgo de futuras complicaciones  como la piel queloide y otras irregularidades en la cicatrización.

Según la experta, la cuarentena es el periodo de 40 días después del parto en que una mujer se recupera física y emocionalmente del embarazo y el nacimiento. Este concepto es aproximado ya que cada mujer es distinta y cada vez existen más estudios que apuntan que el posparto dura un año.

A continuación, la Dra. Yda nos da algunos consejos para que una recuperación eficaz:

Masajea tu cicatriz a diario, se recomienda una sustancia como el aceite Bio-Oil dos veces al día, un mínimo de tres meses para notar resultados. Los aceites esenciales y vitaminas de su formulación le aportarán hidratación extra, elasticidad y agentes regeneradores a la dermis, además de una mejora notable del volumen, textura y color de la cicatriz. Tocarse el abdomen y masajear con suavidad la cicatriz de la cesárea puede ir bien para eliminar tensiones y que progresivamente se recupere la sensibilidad. Es muy frecuente que los primeros meses post-cesárea se note la zona como adormecida. Además con el masaje se aumentará la vascularización de la zona.

Acude a clases de recuperación de parto en un centro especializado para fortalecer el suelo pélvico y trabajar la cicatriz de la cesárea. Existen tratamientos fisioterapéuticos que van enfocados a tratar la cicatriz, para evitar adherencias y recuperar la musculatura abdominopélvica como, por ejemplo, el drenaje linfático manual, el vendaje kinesiotape o la técnica Indiba. Los abdominales hipopresivos también son recomendables para fortalecer la musculatura del abdomen después del embarazo y el parto y así evitar diástasis abdominal.

Haz ejercicio moderado como caminar, nadar, pilates, entre otros. Evita, sobre todo los primeros meses después de dar a luz, deportes de impacto y/o extremos.

Mantén una dieta sana equilibrada, rica en nutrientes y antioxidantes, bebe mucha agua.

Una vez retirados los puntos y cuando la herida esté bien cerrada y libre de infecciones, puedes recién empezar a aplicar productos para hidratar la cicatriz y acelerar su recuperación. No olvide consultar con su médico de cabecera sobre cada procedimiento.

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *