Sábado, Agosto 24, 2019
Home > Artículos > Reconociendo las falsas alarmas de parto y las verdaderas contracciones

Reconociendo las falsas alarmas de parto y las verdaderas contracciones

Compartir en:

Para toda madre primeriza acercarse a la etapa final del embarazo puede ser un periodo lleno de falsas alarmas. Es por ello que en este artículo te enseñamos a detectar cuáles son las falsas alarmas y así saber cuándo ha llegado el verdadero momento de dar a luz.

La Dra. María Escudero Casquino, especialista en Gineco-Obstetricia, recomienda a todas las embarazadas, sin excepción, a inscribirse a clases de psicoprofilaxis. Esto, además de prepararte para el trabajo de parto, te ayudará a conocer cuáles son los síntomas durante la última etapa del embarazo y podrás reconocer si corresponden a una verdadera labor de parto o no.

Es importante prestar suma atención a las contracciones: estas pueden doler, pero si no abren o dilatan el cuello del útero es una falsa alarma. Cuando estés en una labor de parto real, las contracciones son, por lo general, cada cinco minutos. Además, se dilatan las paredes del cuello uterino y el dolor de cada contracción incrementa exponencialmente. Si esto te ocurre, prepárate. Estás en labor de parto.

Otro aspecto a tomar en cuenta es que si sangras un flujo de color rosa claro o rojizo puede ser indicativo de que tu cuello uterino empieza a dilatarse. Esto quiere decir que tu cuerpo se está preparando para la salida del bebé. También puede ocurrir que primero se rompa la fuente y luego se sufra de contracciones. Algunas mujeres no creen estar en trabajo de parto, porque no sufren contracciones dolorosas. Sin embargo, puede pasar de manera contraria: primero sufrir las contracciones y luego la ruptura de fuente. La especialista sugiere que, ante cualquiera de estos dos escenarios, acudas inmediatamente y de emergencia al médico.

Si tienes más de una hora sufriendo contracciones y el dolor se incrementa constantemente, es muy probable que haya llegado el momento de dar a luz. Debes tener en cuenta que si eres madre primeriza y vas a hacerlo vía vaginal, el trabajo de parto podría durar entre 12 a 18 horas. La especialista recomienda a las futuras mamás relajarse y colaborar con los doctores para convertir el alumbramiento en una experiencia memorable e inolvidable. Sobre todo, recuerda lo más importante: asistir a tus clases de psicoprofilaxis para que este momento no te agarre desprevenida.

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *