Jueves, Diciembre 12, 2019
Home > Artículos > Cinco cambios del cuerpo después del parto

Cinco cambios del cuerpo después del parto

Compartir en:

Durante el embarazo, el cuerpo de la mujer cambia considerablemente debido a las hormonas y la presencia de una vida desarrollándose en su interior. Después de la gestación, es usual que las mamitas vean cambios significativos en sus cuerpos. La mayoría de ellos son conocidos, y algunos no tanto.

La obstetra Jane Garay nos explica estos cinco cambios del cuerpo después del parto.

Reducción de peso

Después de esta etapa, reducimos considerablemente el peso de nuestros cuerpos. En cuestión de horas, nuestro útero puede llegar a pesar la mitad y el volumen de circulación sanguínea desciende. También eliminamos líquidos retenidos, la placenta y el líquido amniótico.

Aunque bajemos de peso tan rápidamente, es difícil recuperar nuestra imagen previa al embarazo. Esto solo se podrá lograr a base de ejercicios y alimentación adecuada y, por supuesto, de la lactancia materna.

Cambios en la piel 

Es usual que durante el embarazo nuestra piel presente espinillas y acné debido a los cambios hormonales. Las manchas, conocidas como cloasmas, también son frecuentes en la gestación. Después del parto, si hemos presentado espinillas y/o acné, estas desaparecerán y nuestra piel se verá y sentirá más lisa y tersa.

Los cloasmas también desaparecerán aunque, a diferencia del acné, tardarán un poco más en desaparecer. Otro cambio que notaremos en nuestra piel es el aclarado de las estrías. Estas no desaparecerán por completo pero sí se pueden reducir si se trata correctamente después del parto, aunque es recomendable que se prevenga durante el embarazo.

Las cremas hidratantes y algunos aceites pueden ayudar a prevenirlas antes del embarazo y mejorarlas después de ello.

Cambios en los pechos

El tamaño de los pechos es uno de los cambios más notorios durante el embarazo. Después de esta etapa, la hinchazón, la densidad y el tamaño de los pechos aumentarán considerablemente debido a la presencia de la leche materna.

Otro cambio que probablemente notaremos en nuestros pechos son el tamaño y coloración de los pezones y las areolas. El cambio en esta última se debe al crecimiento de las glándulas de Montgomery.

Es recomendable usar brasieres especiales para esta etapa porque si no lo hacemos, las mamas terminan bajándose.

Caída del cabello 

El riego sanguíneo profuso y el aumento de estrógenos durante el embarazo, hacen que el cabello de las futuras mamitas aumente más. Cuando llegamos a la etapa del postparto, la disminución del riego sanguíneo y estrógeno hacen que el cabello deje de crecer.

Esto es conocido como la fase de telogen (caída del cabello). Durante los dos a cinco meses siguientes, el cabello se caerá de manera superior a la media. Después de estos meses, nuestro cabello volverá a su condición normal de crecimiento.

Reducción de los pies

A lo largo del embarazo, nuestros pies se hinchan impidiendo el uso de algunos zapatos por el ancho que nuestro pie puede llegar a alcanzar. Esto se debe al edema producido por el exceso de líquido en los tejidos. Por lo tanto, los más afectados son los pies y tobillos.

Cuando llegamos a la etapa postparto, el cuerpo empieza a regular la retención de líquidos. Los pies irán recuperando su tamaño anterior y podremos ponernos los zapatos que dejamos de usar durante el embarazo, aunque sin exagerar.

Estos son los cinco cambios del cuerpo después del parto más notorios en la madre. Después de 2 años, con una buena nutrición, se recupera el calcio, minerales, vitaminas que se han perdido durante este periodo. Por ello si desea convertirse en madre de nuevo, es recomendable que pasen dos años.

Si hay algún cambio que crea que no es normal durante el postparto, debe acudir a su médico para descartar cualquier problema que pueda poner en riesgo su integridad y la de su bebé.

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *