Miércoles, Junio 3, 2020
Home > Artículos > ¿Puede mi hijo heredar el asma?

¿Puede mi hijo heredar el asma?

Compartir en:

El asma es una enfermedad que se caracteriza por la obstrucción de las vías respiratorias, fundamentalmente, los bronquios. Esta obstrucción se debe a dos factores: a la contracción de los músculos que rodean los bronquios y a la inflamación de la pared bronquial que hace que su cavidad se estreche. Se manifiesta en los pacientes como una sensación de falta de aire, tos y ruidos al respirar que se asemejan a un silbido.

La gravedad de esta enfermedad puede llegar al punto de que existen pacientes que viven medicados de por vida, usando inhaladores u otro tipo de ‘salvavidas’ que les proporcionen el oxígeno necesario. ¿Alguna vez te has preguntado si esta enfermedad es genética? ¿Tal vez tu pareja o tú, o alguno de sus familiares cercanos, la padece? ¿Puede tu hijo heredarla?

Según el Dr. Joaquín Sastre, médico especialista en alergología, realmente no se hereda el asma. Lo que se hereda es la predisposición a tener asma; es decir, si una persona ha tenido familiares que tienen asma hay una probabilidad un poco más alta de que tu hijo pueda desarrollar la enfermedad, pero faltarían más factores secundarios. Como el asma es una enfermedad inflamatoria, hace falta una exposición y una sensibilización a los alérgenos. Los alérgenos son sustancias que van a provocar respuestas anómalas en el sistema inmunológico.

En la actualidad, no existen estudios que informen acerca de la probabilidad que hay de heredar esa predisposición, ni tampoco se cuenta con un marcador que informe al respecto. Sin embargo, el especialista señala que los niños con padres con asma tienen una mayor predisposición a padecer la enfermedad, aunque no se sabe en qué porcentaje.

Por otro lado, hay muchas personas que tienen asma y luego sus hijos no lo heredan. De hecho, esto es lo más frecuente. Ahora bien, los hijos de las personas que no tienen asma, tienen menos probabilidad de padecer la enfermedad. Sin embargo, esto no es un aval. Por ello, Sastre recomienda que si observas que tu hijo tiene dificultades al respirar o se agita más de lo normal hasta el punto de faltarle el aire, lo lleves con un especialista que lo analice.

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *