Miércoles, Marzo 3, 2021
Home > Artículos > ¿Consumir alimentos azucarados con frecuencia en los primeros meses de lactancia podría afectar el desarrollo de mi bebé?

¿Consumir alimentos azucarados con frecuencia en los primeros meses de lactancia podría afectar el desarrollo de mi bebé?

Compartir en:

Sabemos que el consumo excesivo de azúcar produce enfermedades como la obesidad y diabetes, pero, ¿sabías que esto también puede afectar la salud de tu hijo cuando estás dándole de lactar? Te contamos sobre los efectos del excesivo consumo de azúcar en lactantes para la salud de tu bebé en esta nota.

Ynés Vigil, Educadora Perinatal certificada por Lamaze Certified Childbirth Educator y asesora certificada en lactancia materna, señala que las madres tienen que cuidar su nutrición sobre todo cuando están dando de lactar, ya que “todo lo que ingerimos, lo ingieren nuestros hijos”. Cabe mencionar que, tener una buena alimentación implica consumir alimentos ricos en proteínas, carbohidratos, grasas, vitaminas, minerales y agua.

Recordemos que la Organización Mundial de la Salud, así como diversos organismos del campo y especialistas recomiendan la lactancia materna hasta los dos años de edad.

También es necesario resaltar que, si estás embarazada o estás dando de lactar, no debes consumir alcohol, tabaco o drogas, porque ello conlleva a bajar los nutrientes que produce la leche materna.

¿CONSUMIR ALIMENTOS AZUCARADOS CON FRECUENCIA EN LOS PRIMEROS MESES DE LACTANCIA PODRÍA AFECTAR EL DESARROLLO COGNITIVO DE LOS BEBÉS?

Fabiola Lizzet Farro Serpa, nutricionista con especialización en nutrición clínica y egresada de la maestría en Ciencias de los Alimentos, señala que la dieta de la madre determina la composición de la leche materna. Entonces, si la madre consume alimentos con alta cantidad de azúcar añadido, este pasa de la mamá al niño a través de la leche.

La especialista menciona que, además, se ha demostrado según varios estudios, que, si el niño recibe altas cantidades de azúcar, pueden tener un desarrollo cognitivo y de aprendizaje más deficientes en la infancia, así como aumentar el riesgo de padecer diabetes en el futuro.

• Puedes leer también: Lactancia materna: ¿mi estado emocional cambia la composición de mi leche?

¿QUÉ ALIMENTOS PODEMOS Y CUÁLES NO INGERIR LAS MADRES LACTANTES?

Farro Serpa explica que la alimentación de la gestante debe ser variada y equilibrada, y se pueden consumir todo tipo de alimentos en las porciones adecuadas, pero también debemos evitar algunos para no causar daños en la salud del bebé ni de la madre.

Se recomienda no consumir las carnes y huevos pocos cocidos para evitar el riesgo de padecer infecciones. Asimismo, no consumir café, té o infusiones de hierbas junto con los alimentos porque pueden disminuir la absorción de nutrientes importantes para el niño. También evitar el consumo excesivo de azúcar provenientes de gaseosas, jugos y alimentos industrializados.

¿QUÉ LE SUCEDE AL BEBÉ O LA GESTANTE QUE CONSUME ALIMENTOS AZUCARADOS?

La nutricionista comenta que, si el consumo de alimentos azucarados es en exceso, influye en la salud del bebé desde su gestación, pudiendo ocasionar daños en la placenta y el retraso del crecimiento del feto.

En el caso de la gestante, el exceso del consumo de alimentos azucarados conlleva al aumento de peso, lo cual puede ocasionar un alto riesgo de producir partos prematuros, pre eclampsia o diabetes gestacional.

• Te puede interesar: ¿Cómo cocinar las verduras para tu hijo sin que pierdan su valor nutricional?

¿POR QUÉ ES IMPORTANTE NO CONSUMIR LAS BEBIDAS O ALIMENTOS AZUCARADOS?

La experta en nutrición agrega que, al reducir el consumo de azúcares añadidos provenientes de bebidas o alimentos azucarados, estamos reduciendo el riesgo de padecer sobrepeso, obesidad y enfermedades cardiovasculares.

Reducir el azúcar es vital para una buena alimentación y mantenernos saludables.

RECOMENDACIONES PARA QUE LAS GESTANTES TENGAN UNA DIETA BALANCEADA Y NUTRITIVA

La nutricionista comenta que las gestantes deben consumir diariamente los diferentes grupos de alimentos para cubrir sus necesidades nutricionales. Es decir, deben estar presentes los cereales (arroz, trigo y quinua), grasas saludables (como el aceite de oliva, aceite de girasol o frutos secos), proteínas de origen animal (pescados, sangrecita, hígado, huevos, carne de res que aportan hierro) y proteínas (frutas y verduras, que aporten fibra y vitaminas) para el adecuado crecimiento del bebé.

El consumo de ácido fólico lo encontramos en los vegetales verdes como la espinaca y brócoli, que ayudan a prevenir defectos congénitos. Finalmente, recomienda el consumo de fuentes de calcio (leche, queso fresco y yogurt) para el adecuado crecimiento del niño.

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *